ARTÍCULO

Agente inmobiliario, ¿estás parado con las luces de emergencia? Te damos 3 formas para darle gas a tu negocio y ¡volver a la pista!

La capacidad de auto motivarse se puede entrenar, todo depende de la correcta actitud. Hay algunos métodos, que se han demostrado eficaces que pueden recargarte incluso cuando se juega duro. Estas son 3 actitudes pueden ayudarte a volver a crear un estado mental favorable y productivo, necesario para encontrar la motivación en el trabajo, para volver a perseguir tus objetivos.

Altos y bajos, autoestima e ingresos

A ti también te habrá sucedido, sentirte agotado y perder de vista los objetivos, sobretodo después de un periodo como el que acabamos de atravesar. Nadie consigue mantener una motivación y una atención constante en su trabajo. Estar concentrado en tus objetivos requiere siempre empeño, incluso en las rutinas del trabajo, para mantenerte en el buen camino y alcanzar los mejores resultados.

Si en un determinado momento te encuentras desmotivado y sin energía, no te asustes ¡eres humano! Lo más importante es no entrar en pánico y reaccionar. La apuesta que está en juego es siempre alta, en el ámbito personal hablamos de autoestima, en el ámbito de negocio ¡hablamos de ingresos! Es muy importante no crear un círculo vicioso que te pueda dañar.

La capacidad de auto motivarse se puede entrenar, todo depende de la correcta actitud. Hay algunos métodos, que se han demostrado eficaces que pueden recargarte incluso cuando se juega duro. Estas son 3 actitudes pueden ayudarte a volver a crear un estado mental favorable y productivo, necesario para encontrar la motivación en el trabajo, para volver a perseguir tus objetivos.

  1. ¡Atención a las distracciones!
    Aunque parezca obvio, con todas las fuentes de distracción disponibles, es difícil concentrarse. Mucho más ahora que hemos tenido que trabajar desde casa. Además, estar “siempre conectado” digitalmente hablando, provoca distracciones instantáneas: una notificación en el Smartphone, por ejemplo, o un “nuevo mensaje de estado” en las redes sociales, ¡nos hacen perder la concentración al menos un cuarto de hora!

Tienes que tomar medidas de prevención:
– prepara un lugar de trabajo que te permita limitar las interrupciones;
– cierra la puerta;
– programa las sesiones de trabajo, durante las  cuales silenciarás el teléfono y todo contacto “social”;
– establece una pausa para oxigenar el cerebro y distraerlo de un modo sano para después volver al trabajo más fresco y lúcido;
– establece el tiempo dedicado a la lectura del correo electrónico y newsletter (por la mañana temprano, antes de comer y al final de la tarde);
– no te pierdas navegando por internet hacia metas no definidas;
– la música favorece la concentración, reduce el estrés y ayuda a aislarse de los ruidos del entorno: crea una lista de canciones que te transmitan energía y positividad para escucharla como música de fondo en tus sesiones de trabajo.

2. Cultiva optimismo
La negatividad consume la motivación y la energía de las personas. Una mirada positiva hacia la realidad tiene el efecto contrario, te recarga de energía y dará un empujón a tu motivación. Busca en todos lados ideas con inspiración positiva (un libro, un podcast, un artículo). Agranda tu círculo de conocimiento e intereses, descubre historias de éxito, encuentra ideas útiles y razones para reactivar tu entusiasmo personal y profesional. 

Habla con compañeros de trabajo o mentores que sean particularmente carismáticos y en los que confíes: te ayudarán a definir los pasos sucesivos y te darán buenos consejos para alcanzar tus objetivos personales. 

Rodéate de personas entusiastas y motivadas y déjate envolver con su positividad e inventiva.

3. Objetivos si, ¡pero realistas!

Ser realista con lo que se puede obtener en una semana de trabajo es crucial para tu autoestima. Piensa en grande al establecer tus objetivos a largo plazo, pero divídelos en objetivos concretos y realizables que puedes alcanzar satisfactoriamente a diario. Sin perder de vista los objetivos finales, estas pequeñas victorias a lo largo del camino te regalarán la dosis diaria necesaria de motivación.

Un modo para ser responsable de nuestros objetivos es compartir la información con los compañeros de agencia o de tu equipo. Hablar del progreso o no de nuestro trabajo, te creará una presión sana y alimentará tus ganas incluso cuando estas son escasas. Al mismo tiempo la posibilidad de compartir nuestro éxito es un motivo para estar orgulloso y un estímulo para hacerlo mejor. Comparar y compartir los resultados positivos tanto individuales como en equipo generan un circulo virtuoso y un ambiente de trabajo vivaz y productivo.

¡Vamos, Pon el intermitente a la izquierda y ponte en marcha!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s