ARTÍCULO

La inmobiliaria global vale una fortuna

En 2016, en Italia, las inmobiliarias valían alrededor de 8000 millones de euros. Palabra de Istat y de su informe La riqueza no financiera en Italia. El 60 % de este valor, equivalente a 4818 millones de euros, corresponde a los inmuebles residenciales. El stock de viviendas ha aumentado su valor en un 76 % en el período 2001-2016 y en el 92 % de este patrimonio residencial está en manos de familias.

¿Se trata únicamente de una anomalía italiana, por ser tan aficionados al ladrillo?

Según Savills, proveedor global de servicios inmobiliarios, en 2015 el valor mundial de los inmuebles era igual a 217 000 millones de dólares. El 75 % de esta fortuna se encuentra en los inmuebles residenciales, casi 163 000 millones de dólares en manos de 2,5 mil millones de familias.

Solo para contextualizar estos números, se calcula que todo el oro extraído tiene un valor total de 6000 mil millones de dólares. Así que la relación de valor entre inmuebles y oro es de 36 a 1.

«El sector inmobiliario es la clase de activo que está más influenciado por las condiciones monetarias globales y por las actividades de inversión y que, a su vez, tiene el poder de influir más en la economía nacional e internacional ».

Yolande Barnes, responsable de la investigación mundial de Savills

La burguesía que crece en un mundo cada vez más pequeño

Las tecnologías están conectando cada vez más nuestro mundo, haciendo más accesibles a las personas, los productos y los proyectos.

Un estudio de McKinsey predice que el 76 % de la población urbana china (eran 730 millones en 2015) se considerará clase media en 2022; lo mismo para el 41 % de la población de la India. Estamos hablando de más de 1,5 millones de personas que aumentarán su poder adquisitivo.

¿El sector inmobiliario global está preparado para todo esto?

Si observamos la relación entre operarios, clientes y mercado inmobiliario, descubrimos que el ecosistema informativo puede haberse actualizado, algunos aspectos operativos se han acelerado y se han vuelto más transparentes con la tecnología, aunque la fragmentación no es una peculiaridad única del mercado italiano.

Fuentes de datos, autoridades y agencias gubernamentales y proveedores de servicio alimentan en todo el mundo la burocracia y los costes relacionados con cada transacción individual. El ejemplo italiano enseña sobre las obligaciones relacionadas con la compraventa.

Incluso las cadenas comerciales tienen sus dificultades: si es un agente inmobiliario, intente dar a conocer su cartera inmobiliario al extranjero. Lo mismo se aplica a sus compañeros en otros países del mundo. Ya dentro de su propio mercado hay decenas, en algunos casos centenas de sistemas independientes: MLS (Multiple Listing Service), franchising network, software house, asociaciones con tecnología propietaria, redes y consorcios grandes y pequeños.

Todo esto hace que la vida profesional del agente inmobiliario sea complicada y costosa, donde la exposición de los inmuebles sigue siendo limitada.

Blockchain e intercambio de datos

A lo largo de los años, la web ha fomentado la confluencia de los datos y la información hacia la red. Estos datos se entregaron primero a los proveedores del servicio. El ejemplo clásico es que el agente se dirige hacia el portal de anuncios inmobiliarios. La llegada de las redes sociales ha sugerido la posibilidad de compartir datos e información de forma alternativa, tanto que algunos agentes han evaluado la posibilidad de reducir su dependencia con los portales tradicionales.

Si utiliza el correo electrónico de Gmail, hoy en día su mensaje parte desde su dispositivo para alcanzar el servidor de Google, y desde allí, de nuevo hacia el dispositivo destinatario. Gracias al protocolo IPFS (InterPlanetary File System) que permite la distribución peer-to-peer, ese mismo correo electrónico viajará desde su dispositivo al de su destinatario, en una relación usuario-usuario, sin intermediarios.

El blockchain y el IPFS nos permiten crear ambientes de comunicación conectados entre sí. De esta manera, el ecosistema informativo ya no será una propiedad ni estará controlado por una sola entidad, sino por quienes viven y contribuyen en ese entorno, de forma descentralizada.

Desde ahí, por ejemplo, la idea de Imbrex de crear el primer MLS Global protegido por Blockchain basada en Ethereum. No estamos hablando de criptomonedas para comprar inmuebles, ni mucho menos, de un registro de las transacciones inmobiliarias, ya que un sistema informativo descentralizado que propone a los asesores inmobiliarios trabajar con herramientas innovadoras dentro de un protocolo global.

Esta iniciativa se propone como una oportunidad para todo el mercado inmobiliario mundial con el fin de recopilar datos, exponer los inmuebles con eficacia y a un público más amplio, aumentar la colaboración entre los agentes, aumentar la compraventa.

Que Imbrex represente un contexto demasiado futurista o no, el tema del Blockchain en relación con la digitalización de la cadena de compraventa y de la localización (y, por lo tanto, de los datos), es un tema muy actual también en Italia.

Los tiempos están madurando para ver un cambio de época y sugieren que mantengamos la atención para no perder ninguna oportunidad.

Autor: Gerardo Paterna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s