ARTÍCULO

Aumenta el valor de tu propiedad gracias a un buen rendimiento energético

El rendimiento energético puede suponer un ahorro a largo plazo para el propietario pero, además, puede aumentar considerablemente el valor de una propiedad.

El ahorro y el rendimiento energético es algo en boga en los últimos años, algo a lo que los propietarios de los inmuebles dan cada vez más importancia y se tiene más en cuenta a la hora de adquirir un bien o incluso a la hora de alquilarlo. Un buen rendimiento energético supone un ahorro a largo plazo para propietarios e inquilinos.

¿Cómo conseguir un buen rendimiento energético en el hogar?

A la hora de tener un buen rendimiento energético en el hogar lo primero que hay que hacer es escoger la mejor tarifa eléctrica para la casa. Antes de hacerlo, en caso de que sea una casa recién adquirida o alquilada debe realizarse un cambio de titular, con Naturgy por ejemplo, un cambio de titular con Iberdrola, o con cualquier otra compañía es un proceso sencillo que puede hacerse por teléfono.

Una vez que la tarifa de luz sea la más adecuada para el hogar se pueden realizar otras acciones más grandes, como una reforma o más pequeñas, como el cambio de las bombillas incandescentes por luces de led.

Estas son algunas de las medidas que pueden tomarse para mejorar el rendimiento energético del domicilio:

  • Regular adecuadamente la calefacción y el aire acondicionado
  • Mejorar el aislamiento energético
  • Reemplazar los electrodomésticos antiguos por sus equivalentes eficientes
  • Integrar energías renovables, como placas solares
  • Utilizar sistemas de ventilación y de filtrado de aire

La compañía de luz con la que se tenga contratada la electricidad también puede ayudar, por ejemplo si se tiene con Iberdrola en Logroño, el cliente puede contactar con las oficinas de Iberdrola en Logroño, ya sea por teléfono o de forma presencial para que los agentes le asesoren sobre cuales son las mejores medidas y las mejores tarifas para implementar el ahorro energético en el hogar.

Pagar a corto plazo para ahorrar a largo plazo

Mejorar el rendimiento energético de un bien inmobiliario puede suponer una inversión importante, especialmente en caso de que se haga una reforma completa al domicilio para adaptarlo al entorno, o si se compran e instalan placas solares para tener una fuente de energía independiente y autosuficiente.

Incluso los pequeños cambios, como la sustitución de bombillas y electrodomésticos pueden suponer tener que gastar dinero, y en ocasiones eso hace reacios a los propietarios a poner estas medidas en marcha. Pero lo cierto es que un rendimiento energético mayor da lugar a un ahorro grande en las facturas de la luz y el gas natural, además de crear un mejor ambiente y suponer una mejora en la calidad de vida.

Por otra parte, se puede considerar que hacer que un bien inmobiliario tenga un mejor rendimiento energético es una inversión para el futuro puesto que, como puede verse en este artículo, el bien tendrá más valor cuanto mejor sea su rendimiento energético, tanto a la hora de ponerlo en el mercado como un bien de alquiler, como en el caso de que se haya invertido en la propiedad para venderla en el futuro.